viernes, 29 de abril de 2016

Neutralizar el estado de estrés y ansiedad (2 de 6)

(Seis pasos para pasar de vivir con ansiedad a vivir disfrutando de la vida,  2 de 6)
Decíamos que lo primero que necesitamos es darnos cuenta de que vivir con ansiedad no es lo normal ni tiene por qué serlo. Un vez aceptado esto, y también que nos merecemos algo mejor, podemos empezar a trabajar para neutralizar este estado.

En esta fase, lo importante es rebajar los niveles de activación, y aprender a hacerlo a demanda. La relajación física va a favorecer la calma mental y de la misma manera, cuando serenamos la mente, el cuerpo se relaja. Es un camino de ida y vuelta que aprendemos a transitar creando el hábito de dedicar unos minutos al día al autocuidado.
Aquí te propongo un ejercicio muy sencillo para comenzar por ti mismo:
 
Consiste en ir poniendo atención en cada parte de tu cuerpo, observando, sintiendo, escuchando a tu cuerpo para detectar si esa parte de ti está en tensión. Por ejemplo, darte cuenta de si tienes la mandíbula apretada y aflojarla.
Puedes empezar por la cabeza o por los pies. A mi me gusta más empezar por la cabeza, e ir parándome en cada zona de la cara: la frente, las cejas, el entrecejo, los párpados, las mejillas... y llegar hasta los dedos de los pies.

¿Quieres probar? Aquí te dejo una guía. Me encantaría saber qué tal te ha ido.

  • Cuero cabelludo: Aunque no sabemos aflojarlo de forma voluntaria, tomamos consciencia de que hay una capa muscular en el cuero cabelludo, que a veces está contraída. No tenemos que hacer nada, simplemente darnos cuenta de que está ahí.
  • Frente, cejas, entrecejo
  • Mandíbula, mejillas, lengua, garganta
  • Cuello, hombros
  • Brazos, antebrazos, manos
  • Parte anterior del cuello, zona del pecho, zona del estómago, zona del vientre
  • Parte posterior del cuello, espalda de arriba a abajo, glúteos
  • Muslos, parte inferior de las piernas, tobillos y pies

jueves, 21 de abril de 2016

Seis pasos para pasar de vivir con ansiedad a vivir disfrutando de la vida

1 de 6: Identificar el estado de estrés o ansiedad.
A veces no somos conscientes de estar viviendo en estado de ansiedad porque generalmente no es un estado en el que nos instalemos de un día para otro, sino una forma de estar a la que nos vamos acostumbrando paulatinamente, y por tanto no solemos entender este estado como un proceso o una perturbación pasajera, sino que lo identificamos como la propia vida.
Por lo tanto, lo primero que necesitamos es tomar conciencia de que éste no es un estado natural, sino que lo natural es estar bien.

viernes, 8 de abril de 2016

Actualiza tus programas internos

Así como nos parece natural actualizar el software de nuestro ordenador, podríamos darnos cuenta de que también es posible y muchas veces necesario, actualizar nuestros programas internos, sobre todo cuando nos están perjudicando.
No es fácil detectar estos programas, porque forman parte de lo que creemos que somos nosotros mismos, y nos parecen verdades indiscutibles, pero es posible hacerlo, no solo detectarlos sino también actualizarlos si lo merecen o simplemente desecharlos cuando no es así.
Esta es la idea principal de la Programación Neurolingüística, (y de ahí viene su nombre): funcionamos a menudo de modo automático, siguiendo unos programas establecidos que no solemos cuestionar, a pesar de que en algunos casos sean perjudiciales para nosotros. Estos programas, que están íntimamente ligados al lenguaje, se instalan en gran medida en los primeros años de nuestra vida, aunque también vamos adquiriendo otros durante todo el transcurso de ésta.

Aquí os dejo un  ejemplo
Una  cliente se juzgaba con dureza por no desenvolverse bien en ciertas reuniones de trabajo, sintiéndose cohibida y no exponiendo abiertamente su parecer, lo cual perjudicaba sus intereses y el buen desarrollo de su trabajo. Examinamos juntas qué podía estar ocurriendo, y descubrimos que esto no ocurría siempre sino que era en presencia de los compañeros más veteranos cuando ella no se sentía libre para defender sus argumentos.

Esto nos llevó a evidenciar que de alguna manera aún seguía vigente un programa que había sido importante en su niñez, y era la máxima: “los niños callan cuando los mayores están hablando”.

El respeto por los mayores es algo loable, y puede ser funcional para toda la vida, pero estaba siendo aplicado en un contexto equivocado. El tomar conciencia de cómo estaba interfiriendo ese programa en su desarrollo profesional le permitió actualizarlo ahora desde la perspectiva de un adulto, dándose permiso para intervenir en dichas reuniones desde el mismo nivel que el resto de participantes. 
#PNL

viernes, 1 de abril de 2016

Como pollo sin cabeza

Es muy habitual que estemos físicamente en un lugar pero mentalmente en otro, y esto, sabemos por experiencia que nos trae problemas. Seguramente habrás experimentado alguna vez, estando en casa o en el trabajo, llegar a una estancia y no acordarte de a qué ibas, o llegar conduciendo a un sitio y darte cuenta al llegar de que no recuerdas nada del trayecto, como si no hubieras sido tu quien conducía.  

Nuestra capacidad de proyectar en el futuro y basarnos en el pasado utilizando la experiencia es única en el reino animal y muy valiosa, ya que nos ha permitido avanzar mucho en cuanto a mejorar nuestra propia experiencia vital, previendo obstáculos, ideando nuevas o mejores soluciones a nuestros problemas o simplemente buscando maneras de progresar en cualquier aspecto; pero conseguir que ese modo de funcionar ocurra sólo cuando es necesario, requiere un entrenamiento. 
Mindfulness o Atención Plena es el estado mental que consiste en estar presente momento a momento en todo lo que hacemos, decimos, pensamos, o sentimos.
Estudios realizados con más de 15.000 personas, revelan que las personas son más felices cuando sus mentes están presentes, incluso cuando la actividad que realicen no sea placentera.
 Aquí os dejo un video en el que Matt Killinsworth, autor del estudio antes citado se pregunta entre otras cosas por qué debería ser mejor estar en el presente que dejar la mente divagar hacia pensamientos agradables y placenteros. 

(en inglés subtitulado)