lunes, 10 de octubre de 2016

Tomar las riendas

Decidir con un arranque de rabia que no vas a seguir tosiendo cada mañana, o asfixiándote en cada cuesta, es una buena manera de dirigir la energía del enfado que sientes contra ti mismo y contra el tabaco, y canalizarla para lograr tus objetivos, en vez de dejar que se acabe disipando entre el humo de la resignación y la autocrítica. 
 A veces es necesario dar un golpe en la mesa para retomar las riendas de tu propia vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario si lo deseas. Estaré encantada de contestarte.