domingo, 8 de abril de 2012

Tomar perspectiva

Cuando uno recobra su centro de gravedad, y arriba a tierra después de esa estancia en el mundo puramente exterior, es útil tomar perspectiva; alejarse un poco, entornar los ojos y verse a sí mismo como lo vería un espectador, y observar, como si de una película se tratase, a ese “yo” que ha estado viviendo “como pollo sin cabeza” durante un determinado período de tiempo, (a veces durante toda la vida).
No se trata de juzgarse, no solo no es necesario, sino que sería perjudicial; lo que ha sido, ha sido.
Se trata de separarse, convertirse en “el observador”, y darse cuenta de que uno ha estado simplemente sobreviviendo, o para ser más exactos, “infraviviendo”.
Ese simple gesto nos permite subir un escalón en nuestra propia madurez, incrementar nuestra consciencia en este mundo, en definitiva, crecer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario si lo deseas. Estaré encantada de contestarte.