miércoles, 10 de junio de 2020

La manera en la que miramos nuestra realidad

¿Por qué frente a las mismas circunstancias las personas reaccionamos de distinta manera?

Quizá conozcas alguien que sufre tristeza, ansiedad, o preocupación con mucha frecuencia, sin atravesar grandes tragedias en términos objetivos, mientras que otros pasan por circunstancias verdaderamente difíciles con serenidad e incluso optimismo.

¿Como lo hacen unos y otros?
La manera en la que miramos nuestra realidad, lo que nos contamos sobre ella, cómo la interpretamos, es la verdadera causa de nuestro estado de ánimo.

Hay una única realidad, pero hay muchas formas distintas de mirarla.

La buena noticia es que todos podemos aprender de aquellos que piensan de maneras que les dañan menos. Es cuestión de entrenamiento, de aprender a sustituir los itinerarios de nuestros pensamientos que se han convertido en automatismos, por otros que nos hagan más felices y que con el tiempo también se convertirán en automáticos.


jueves, 19 de marzo de 2020

¡Hola Don Pepito! (Contrarrestando emociones desagradables)

Esta mañana a primera hora he recibido una propuesta: Celebrar S. José cantando “Hola D. Pepito” por la ventana a las 19h, en diálogo con los vecinos  de la acera de enfrente (empiezan los impares).

Me sentiré al principio un poco ridícula, lo sé, pero lo haré, porque creo que este tipo de cosas contribuyen a generar emociones positivas, y necesitamos sentir emociones positivas para contrarrestar tantas negativas que las noticias constantes y el confinamiento nos proporcionan.

Cuando aplaudimos, cantamos, o lo que quiera que sea que hacemos con los convecinos, estamos facilitando sonrisas, emociones agradables,  alegría, solidaridad, unidad, espantamos la soledad y el aislamiento. En definitiva, creamos experiencias Positivas, ¡y necesitamos experiencias positivas!

Según la Psicóloga Barbara Friedrickson, necesitamos que la proporción de sentimientos positivos y negativos esté en 3/1 para sentirnos felices, así que toda oportunidad es buena, aunque sea breve,  para mejorar ese ratio.
¡Feliz día del Padre!

viernes, 6 de marzo de 2020

Sin efectos secundarios

A diferencia de los psicofármacos, la relajación no tiene efectos secundarios. Por el contrario, mejora nuestra salud en muchos sentidos.
Pero además tiene un beneficio añadido respecto a la medicación, y es que, mejora la confianza en uno mismo.
Al ser capaces de rebajar el estrés o de manejar la ansiedad, dejamos de sentir que nuestro bienestar depende de algo externo (una pastilla) y comenzamos a percibir que tenemos el poder de sentirnos bien por nuestros propios medios.

martes, 3 de marzo de 2020

Aprender a relajarse es Reaprender

Aprender a relajarse no es más que recuperar una habilidad con la que venimos “de fábrica” y que, con el paso del tiempo y el tipo de vida que llevamos hemos desaprendido. 
Por eso, cuando aprendemos a deshacer tensiones innecesarias y a mantener relajados todos aquellos músculos que no sean imprescindibles para realizar algún movimiento o mantener una postura, en realidad lo único que hacemos es reconquistar una parte de nuestra naturaleza.




miércoles, 8 de enero de 2020

Si no tengo tiempo ni para respirar… ¿cómo voy a ponerme a hacer relajación?

Este es un razonamiento lógico mientras no has experimentado los efectos de la relajación. Sin embargo, es un error. Aunque te parezca mentira no funciona así.

Cuando no tienes tiempo ni para respirar, tu mente está sometida a presión, hay una sensación de premura, aparecen pensamientos conscientes o inconscientes sobre la dificultad de llegar a hacer todo, la posibilidad de no conseguir hacer todo y sus consecuencias, la posibilidad de no ser capaz,  de ser inadecuado en algún aspecto.
Y esto te lleva a la sensación de amenaza, la vivencia interna de que algo malo puede pasar. Es un recorrido mental muy rápido, a veces es casi imposible detectar los pensamientos intermedios que te han llevado hasta allí, y la consecuencia es que nos pone en modo “alarma”.
El “modo alarma nos empuja a dos acciones, luchar o huir, y lleva asociado una activación cerebral propia y orientada a estas acciones, es decir, mucho riego sanguíneo en las partes que deben funcionar bien para la coordinación de tus músculos (estamos hablando de luchar o huir físicamente)  y menos en las que nos permiten comprender, planificar, tomar decisiones, mantener en la memoria la información reciente para ser reutilizada de forma inmediata (memoria de trabajo), entre otras cosas.
Esto, como ya imaginarás, se traduce en peor rendimiento por errores, olvidos, necesidad de releer varias veces, repetición de acciones, … Es decir, que colabora en que tu trabajo sea menos eficaz y por tanto necesitas emplear más tiempo.

 Así que, en realidad, cuando dedicas tiempo a relajarte física y mentalmente, lejos de perder el tiempo estás ahorrando tiempo: Cuando menos tiempo tienes, más necesitas  relajarte para poder pensar con claridad y actuar con eficacia. 
Si quieres aprender a hacerlo, iniciamos curso el próximo 15 de enero https://www.controldelestres.es/cursos/auto-relajacion-consciente/




sábado, 4 de enero de 2020

Este año, resultados diferentes

Locura es hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes
 (Albert Einstein)
 
Si este año estás decidid@ a hacer cosas diferentes para tener resultados diferentes, te proponemos las siguientes actividades para que puedas realmente crear esa diferencia:

ENERO
* Curso de Auto Relajación Consciente
https://www.controldelestres.es/…/auto-relajacion-conscien…/



FEBRERO
* Taller de "Gestión del tiempo y el Estrés"
https://www.controldelestres.es/…/taller-de-gestion-del-ti…/

* Curso “Pensar más Positivo”
https://www.controldelestres.es/cursos/pensar-mas-positivo/


MARZO
* Taller de "Eneagrama y control del estrés",
https://www.controldelestres.es/…/taller-eneagrama-y-contr…/



jueves, 2 de enero de 2020

¡Feliz 2020!

¡Feliz Año! Espero que 2020 sea un año estupendo para ti, en el que cumplas sueños y te propongas nuevos retos, en el que seas capaz de disfrutar de todos los momentos de placer que te ofrece la vida  (a menudo son las cosas más sencillas o aparentemente insignificantes), y  relativizar y manejar lo mejor posible los malos tragos que  a veces trae consigo.