viernes, 18 de octubre de 2019

Recupera la magia del momento presente

Zygmunt Bauman, el reconocido sociólogo polaco y creador del concepto de la modernidad líquida, señalaba que “el viejo límite sagrado entre el horario laboral y el tiempo personal ha desaparecido. Estamos permanentemente disponibles, siempre en el puesto de trabajo”.

Hemos llegado a un punto en el que pasamos más tiempo frente a pantallas que frente a otras personas y la velocidad con la que suceden las cosas hace que nos acomodemos a ello -como sea- y sigamos adelante adaptándonos a esa realidad tantas veces incómoda. Efectivamente, la sociedad actual se caracteriza por la aceleración, la sobre-estimulación, la dispersión y la multitarea y, producto de ello, nos hemos vuelto personas estresadas, ansiosas, con prioridades confusas y con relaciones y vínculos muchas veces fugaces y livianos. Incluso la relación con nosotros/as mismos/as ha entrado en una especie de eterna postergación.

Aprende a Relajarte
 Aún conscientes de todo ello, nos encontramos trabajando cada vez más horas y restringiendo cada vez más los espacios personales. ¿Cuál es el resultado de estar siempre disponibles? En parte, la omnipresencia tecnológica ha hecho que decir que “no” haya dejado de ser una opción. Sin embargo, a diferencia de nuestros dispositivos electrónicos, cuando llegamos al mínimo de energía no podemos conectarnos a nada para recuperarla. Somos nosotros los que tenemos que aprender a administrarla y recuperarla para no acabar agotados/as y arrancar cada día con lo mínimo indispensable.

martes, 1 de octubre de 2019

Retirarse

A veces uno se para y puede ver que alrededor sorprendentemente, la vida sigue su camino, las cosas siguen rodando incluso aunque tu no estés dejándote la piel.
Aunque ocurre siempre que hay responsabilidades, en especial las mujeres vivimos mirando hacia afuera. Cuidando de hijos, de padres, de pareja… Pero mirando poco hacia adentro, hacia lo que necesitamos también nosotras.
Y es importante recordar: ¿Cuándo te cuidas tu? Darnos cuenta de que podemos también pedir ayuda, retirarnos aunque sea sólo un poco, ser prescindibles durante algunas horas.
Considéralo  como la recarga de batería  necesaria para seguir cuidando de los demás sin perderte en el intento. Desde el bienestar tuyo puedes dar lo mejor de ti.
Si decides hacerlo, quizá te interese la propuesta de Coaching con Alma para el fin de semana del 25 de octubre.
Aquí te dejo más información