viernes, 25 de marzo de 2016

La brevedad de las emociones positivas

¿Por qué para sentirnos realmente bien hace falta superar en número las ocasiones en que experimentamos emociones positivas, y además en la proporción de al menos, 3 por cada una negativa? ( es decir el ratio P/N>3).

La razón parece estar en hecho de que las emociones positivas son efímeras, nos dejan muy poca huella, al contrario de lo que ocurre con las negativas, que nos impregnan durante mucho más tiempo.

Si no, ¿piensa en la última vez que discutiste tu factura o tu contrato con una compañía telefónica? ¿Cuanto tiempo te duró el malestar o el enfado? ¿Afectó tu estado de ánimo a tu conducta en alguna situación posterior que nada que nada tenía que ver?

Ahora piensa en una situación en la que te ofrecieron un servicio impecable, y quedaste completamente satisfecho ¿cuanto tiempo duró la grata sensación? ¿sirvió ese estado de ánimo para mejorar el resto del día?

Realmente, las emociones positivas perduran menos, y según los estudios de Fredrickson, el efecto beneficioso no depende tanto de la intensidad de la emoción, sino de la cantidad de ellas que experimentamos en un período de tiempo. Es más una cuestión de frecuencia.

Esto nos abre muchas posibilidades. No es necesario que nos ocurran grandes y maravillosas cosas, sino que con las pequeñas experiencias cotidianas podemos alimentar nuestro bienestar. Solo tenemos que estar alerta para detectarlas. Y hay muchas más ocasiones de experimentarlas de lo que a primera vista podemos creer. 
#emociones , #psicologíapositiva

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu comentario si lo deseas. Estaré encantada de contestarte.