jueves, 14 de marzo de 2019

Conocer al enemigo para poder combatirlo

Siempre es más fácil encontrar una solución cuando entendemos de dónde viene el problema.
También a la hora de combatir el estrés, conocer cuáles son nuestros principales puntos débiles y qué circunstancias, pensamientos y actitudes nos generan estrés o ansiedad, es esencial para orientar las soluciones y dirigirnos a un mayor bienestar.
Aunque no podemos decir que haya un antídoto generalizado para cada uno de los centros de inteligencia de los que nos habla el Eneagrama (mental, emocional o visceral), sí es cierto que entre las muchas técnicas de control del estrés que existen, se puede hacer cierta clasificación en base a sobre qué centro están actuando principalmente.
En el taller que celebramos el próximo día 30, eminentemente práctico, el objetivo es conocer y experimentar una serie de técnicas que hemos seleccionado con objetivos concretos, desde el conocimiento de los estresores y las necesidades de cada eneatipo.

Será una jornada en la que vamos a trabajar desde las tres inteligencias, sin perder de vista que pensamiento, emoción y cuerpo forman una unidad indisoluble, y por tanto, beneficiándonos  todos en los tres niveles de la experiencia. 
Reservas en  DPP@maybe.ie 


Más info https://www.controldelestres.es/2019/03/05/taller-eneagrama-y-control-del-estres/
#eneagramayestres

jueves, 14 de febrero de 2019

En el día del amor…ámate a ti mism@

Creo que para que las relaciones de pareja funcionen bien, hacen falta unos cimientos sólidos, que tienen que ver más que contigo y con tu propia autoestima que con la pareja.
Cuando no nos queremos a nosotros mismos, nuestra falta de confianza puede estropear una relación. Por ejemplo podemos llegar a ser más susceptibles e interpretar  ofensas donde hay hechos casuales,  confundir indiferencia con animadversión, percibir agravios comparativos, o deducir que un despiste es un signo de que la persona objeto de tu amor ya no se interesa por ti.
El amor puede reconducir estas interpretaciones, a través de una buena y franca comunicación, pero esa franca comunicación requiere no tener miedo a mostrarse uno como es, y para ello, es fundamental amarse uno mismo.
¿Cómo podemos amarnos más? Dicen que “conocer es amar”, y en pocos casos es tan aplicable este adagio como en el conocimiento de uno mismo.
Y el autoconocimiento llega desde la mirada hacia el interior, desde la comprensión que se produce cuando te dedicas unos minutos al día a observar qué está ocurriendo en tu mente, qué sientes, o cómo está tu cuerpo, y desde ahí, es más fácil ser compresivo y amoroso con uno mismo, y desde ahí, podemos serlo también con los demás.
 En el día del amor…ámate a ti mism@

jueves, 31 de enero de 2019

Clase demostrativa de Auto Relajación Consciente

¿Quieres conocer Auto Relajación Consciente? El miércoles 13 de febrero daré una clase gratuita en Yoga4Caminos (Madrid), para quienes queráis conocer de cerca la metodología.
Hablaremos del desarrollo del curso y sobre todo, haremos varias prácticas para que podáis experimentar el tipo de ejercicios que conlleva.
Las plazas son limitadas y se precisa reservar previamente.

 Si quieres asistir, por favor envía un correo a info@controldelestres.es para reservar tu plaza.
 

Puedes leer más sobre Auto Relajación Consciente  aquí

jueves, 24 de enero de 2019

¿Voluntad o responsabilidad?

Ayer, en la clase de profundización de ARC salió el tema de la fuerza de voluntad necesaria para dedicar unos minutos al día a tu práctica, ya sea relajación, meditación, o autohipnosis.
Yo creo que en la mayor parte de las veces no es un tema de voluntad. Seguramente tienes voluntad para levantarte cada día a pesar del sueño, ducharte aunque tengas frío, o trabajar después de comer aunque preferirías dormir una siesta. Si tienes fuerza de voluntad para estas cosas, tienes fuerza de voluntad también para las demás.

¿Qué hace que ni nos planteemos fallar en estas tareas? El sentido de la responsabilidad. 
Y, ¿Cuándo consideramos que debemos ser responsables? Cuando la tarea en sí es importante para nosotros.

 Esto nos lleva a pensar que si no sacamos tiempo para nuestra práctica diaria es porque dentro de nuestra escala de valores, el autocuidado y la introspección no son importantes.


Quizá, el objetivo no es tirar de fuerza de voluntad, sino poner atención en cómo estamos haciendo esa escala, y qué estamos priorizando en nuestra vida.

Las personas que, aunque sea durante un tiempo, practican o han practicado alguna vez, saben cómo el estado de bienestar general mejora. Aparece la capacidad para no verse sobrepasado por los acontecimientos, mayor claridad mental, y también mayor alegría sin necesitar muchas razones objetivas, y todo esto hace que seamos, además de más felices, más eficaces.

¿No es lógico por tanto, que en nuestra escala de valores, el autocuidado suba unos peldaños?

Robin S. Sharma en “El monje que vendió su Ferrari” hace la comparación con la persona que no se para a echar gasolina porque tiene mucha prisa en llegar…

Si nos paramos a pensar, quizá lo único importante para hacer bien las cosas es... estar bien.

domingo, 13 de enero de 2019

Ser menos autómatas


Uno de los inconvenientes de andar por la vida “como pollo sin cabeza” es que no ponemos atención en los automatismos. No nos damos cuenta de a qué obedecen determinados pensamientos o conductas, porque mientras nuestra mente consciente está en otro lugar, o en otro tiempo, nuestra mente inconsciente nos hace actuar de una forma determinada, dirigida por estereotipos, creencias o rutinas que tal vez no sean las más adecuadas en todas las situaciones. Por eso, desde el mindfulness se hace hincapié en la necesidad de estar presente. 
 
Como muestra de la influencia de tantos factores a nuestro alrededor de los que no somos conscientes, hay un curioso estudio en el que se solicitó a un grupo de personas realizar una serie de tareas manejando conceptos relativos a la vejez, (palabras como arrugas, testarudo o jubilado). En un análisis inmediatamente posterior se comprobó que estas personas ¡caminaban más lentamente que antes del ejercicio!

Por otra parte, todos sabemos que  también nuestro propio estado de ánimo en un momento determinado influye a la hora de pensar o tomar decisiones y sólo si somos conscientes de que esto ocurre podemos liberarnos de esa influencia.

La práctica meditativa nos ayuda a estar más presentes, a identificar las posibles influencias, a entender mejor qué mecanismos operan en nosotros además de la pura voluntad. En definitiva, nos libera.




Si te interesa el estudio citado, puedes descargarlo aquí